Jueves, 01 de febrero de 2018

Niveles de riesgo meteorológico.

Imagen1.png

Análisis de la inestabilidad.

Mañana se iniciará el mes de febrero con una configuración nuevamente muy compleja en cuanto al pronóstico, debido a las nevadas, que en este caso se concentrarán de manera sobresaliente en el norte peninsular. Ello se deberá a una irrupción polar contundente de nor-noroeste a todos los niveles. Se generará una prominente vaguada que enlazaría con la depresión aislada que se halla en las inmediaciones del archipiélago canario. El resultado de esta configuración, serían nevadas muy importantes en la mitad norte especialmente, con una reducción notable de la cota de nieve, especialmente durante la tarde de la jornada de mañana.

El contenido higrométrico de las masas de aire será importante, especialmente durante la primera mitad del día, cuando la masa de aire presente mayor temperatura en términos relativos. De este modo, tendremos valores de agua precipitable en tramos horarios de 12-16 mm en el litoral cantábrico, mermando hacia la Cordillera. En Cataluña, este parámetro sería incluso algo mayor durante la tarde, cuando también esperamos inestabilidad a destacar. Especial atención prestamos a la temperatura, que experimentará un gran descenso desde la media tarde en toda la mitad norte. Sobre esas horas tendríamos -2ºC a 850 hPa (a poco más de 1.400 metros), descendiendo más tarde a valores próximos a -4ºC de forma no homogénea. Más brusco será el descenso térmico en la superficie de los 500 hPa, penetrando la isoterma de -32ºC durante la tarde y -34ºC hacia la tarde-noche. Ello implicará un descenso drástico en la cota de nieve, pasando de 800-1.000 metros a primeras horas a unos 400 metros al final del día, todo ello, como insistimos, con un alto contenido higrométrico.

El viento inicialmente sería de poniente en el Cantábrico y, conforme avanzara el día, especialmente desde el mediodía, el flujo oscilaría a noroeste e incluso norte, siendo especialmente marcado en el litoral y Cordillera Cantábrica. Un flujo de noroeste que se abriría paso hacia el centro y sur peninsular, originando inestabilidad en la vertiente norte del Sistema Central y Sistemas Béticos especialmente, también en el Sistema Ibérico. En Cataluña tendríamos un cierzo destacado en la desembocadura del Ebro y tramontana en Girona. Ante esta configuración, se generaría una importante línea de convergencia frente al litoral central, dando lugar a precipitaciones importantes, de nieve hacia el interior por encima de unos 600 metros. Igualmente se gestaría una serie de líneas convergentes en el archipiélago balear potenciando la inestabilidad. En suma, la gran inestabilidad que encontremos en la vertiente norte de la Cordillera Cantábrica y en menor medida del Sistema Central, Béticos e Ibérico, se asociará a este flujo de ‘nortes’.

La cizalladura se incrementará de manera muy importante y de norte a sur, especialmente en toda la vertiente atlántica. Tendríamos incluso hasta 60 m/s en los seis primeros kilómetros en el noroeste, con un gradiente horizontal muy marcado. Asimismo, en el litoral cantábrico existiría la energía suficiente como para desencadenar cierta actividad eléctrica e incluso granizo de pequeño tamaño.

Nivel 2 por nevadas muy importantes, que por encima de 1.000 metros* (corregido a 21:20 horas del 31 de enero) pueden registrar 50 cm en la Cordillera Cantábrica.

Nivel 1 por nevadas abundantes, que desde la tarde pueden registrar 15-20 cm por encima de 600 metros y 5-10 cm por encima de 500 metros, en el extremo oriental de Galicia, Cordillera Cantábrica, Sistema Ibérico (especialmente en La Rioja), País Vasco, Navarra y parte del pirineo oscense. [La cota de nieve puede descender incluso a 300-400 metros a últimas horas del día. Granizo no descartado en el pronóstico en cualquier punto del litoral]. En la vertiente norte de los Sistemas Béticos se acumularían 10-15 cm por encima de 1.000 metros. Nivel 1 por lluvias que en 12 horas pueden registrar 30-40 mm en Barcelona.

Nivel amarillo por nevadas que pueden registrar 5-10 cm en la vertiente norte del Sistema Central y en Barcelona, por encima de 600-700 metros, donde los acumulados pueden aproximarse a los 15 cm. Nivel amarillo por lluvias en Baleares, que en 12 horas pueden registrar 20-30 mm.


* Recordamos que los avisos emitidos son instrumentos probabilísticos que no pretenden homogeneizar los fenómenos previstos en las distintas regiones abarcadas. Se pretende hacer entender que la probabilidad de que dichos fenómenos acontezcan dentro de las áreas delimitadas es ciertamente elevada.

Anuncios

Domingo, 28 de enero de 2018

Niveles de riesgo meteorológico.

Imagen1

Análisis de la inestabilidad.

Sin duda será la próxima jornada dominical, la más compleja en cuanto al pronóstico de todo el episodio. Como ayer comentábamos en el análisis, se ha generado una DANA o depresión aislada en niveles altos que se sitúa en estos momentos al norte del continente africano, entre Marruecos y Argelia. Una DANA que experimentará un desplazamiento hacia el Atlántico. Ello implicará que el flujo de vientos pasará de ser de noreste, que está imperando en general durante el día de hoy, a levante en todos los niveles, e incluso sureste en niveles medios. Se produciría de este modo, una importante advección de humedad hacia el litoral mediterráneo dando lugar a precipitaciones muy abundantes, de nieve en cotas medias-altas. Asimismo, una meso-baja atravesará todo el mar de Alborán hasta el Estrecho, asociando rachas de viento fuertes.

La inestabilidad más acentuada tendría lugar especialmente durante la primera mitad del día. El contenido higrométrico de las masas de aire del litoral sur valenciano y de Murcia, será acentuado, con hasta 20-24 mm de agua precipitable en tramos horarios junto a la costa. Estos valores serían de unos 14-16 mm en el interior de estas Comunidades y este de Albacete. En Almería, el agua precipitable sería ciertamente inferior. En todo caso, el perfil atmosférico permanecerá saturado o cerca de la saturación en todo el cuadrante suroriental. Es importante tener en cuenta las temperaturas, tendiendo a 850 hPa entre 0 y -2ºC en los Sistemas Béticos. Sin embargo, el geopotencial no sería reducido, situándose los 850 hPa en torno a 1.550 metros. Ello, unido al gran contenido higrométrico de la masa de aire, haría que la cota de nieve no descendiera de unos 800-900 metros, incrementándose rápidamente desde el mediodía.

El flujo de vientos durante esta próxima madrugada seguiría siendo de noreste en la costa mediterránea, concentrándose la mayor inestabilidad inicialmente al sur de Valencia y norte de Alicante. Ya por la mañana, este flujo tendería a levante o este-noreste, con la contundente inestabilidad avanzando hacia el interior de la Región de Murcia, Almería, Granada e incluso Albacete. En el momento de análisis, se habría formado una meso-baja junto a la costa norte de Argelia. A lo largo de esta próxima madrugada, avanzaría acoplada a la DANA en paralelo a la costa norteafricana. A primeras horas de la mañana se internaría de lleno en el mar de Alborán avanzando hacia el Estrecho. Este acontecimiento aparejará, previsiblemente, rachas de viento de levante fuertes y puntualmente muy fuertes en todo el litoral mediterráneo andaluz.

La energía va a ser más importante en esta jornada en todo el litoral suroriental, con valores de CAPE de 600-700 j/kg. De este modo, esperamos actividad eléctrica algo más destacada que en las jornadas de ayer y hoy. La cizalladura no sería especialmente importante en el litoral valenciano. En la costa mediterránea andaluza, empero, tendremos en torno a 20-30 m/s en los seis primeros kilómetros.

Nivel 2 por precipitaciones significativas, puntualmente muy fuertes, que en 12 horas pueden registrar 80-100 mm, en el centro y sur de Valencia, norte de Alicante, Altiplano de Murcia y extremo oriental de Albacete. (Se hace especial hincapié en el centro-sur de Valencia y norte de Alicante. Las lluvias podrían originar inundaciones puntualmente). Nivel 2 por nevadas abundantes que pueden registrar 15-20 cm por encima de 1.200 metros y 5-10 cm entre 800 y 1.200 metros, en el sector de los Sistemas Béticos orientales comprendido entre Sierra Nevada en Granada y la Sierra de Alcaraz en Albacete, abarcando asimismo el interior de Almería y Murcia.

Nivel 1 por lluvias abundantes, que en 12 horas pueden registrar 40-60 mm en el resto de Alicante, Murcia, Valencia, Albacete (especialmente al este) y en menor medida Almería. Nivel 1 por fuertes rachas de viento de levante con hasta 80-90 km/h (puntualmente alcanzándose los 100 km/h) en todo el litoral mediterráneo andaluz, Murcia, Albacete y sur de la Comunidad Valenciana.


* Recordamos que los avisos emitidos son instrumentos probabilísticos que no pretenden homogeneizar los fenómenos previstos en las distintas regiones abarcadas. Se pretende hacer entender que la probabilidad de que dichos fenómenos acontezcan dentro de las áreas delimitadas es ciertamente elevada.

Sábado, 27 de enero de 2018

Niveles de riesgo meteorológico.

Imagen1.png

Análisis de la inestabilidad.

La vaguada que ha atravesado la Península entre la jornada de ayer y la de hoy, mañana va a experimentar cambios significativos. El anticiclón de las Azores, muy potente al oeste de la Península, va a avanzar de manera contundente hacia el continente europeo, lo que producirá un aislamiento de la vaguada respecto de la circulación general. Es decir, se generará una depresión aislada en niveles altos (DANA) al este-sureste de la Península que poseerá un desplazamiento retrógrado (hacia el oeste), teniendo esto especial trascendencia durante los próximos días. Por lo pronto, la inestabilidad durante la jornada de mañana se concentrará especialmente en Baleares durante la primera mitad del día y en el sur de Valencia-norte de Alicante durante la tarde o más bien noche.

Analizando con mayor detalle esta inestabilidad, recurriendo a los parámetros que atañen al contenido higrométrico de las masas de aire, tenemos que el agua precipitable en tramos horarios en el Archipiélago rondaría los 14-16 mm durante toda la jornada. Unos valores que se desplazarán bien entrada la tarde hacia el litoral valenciano, especialmente hacia el entorno del cabo de la Nao. En el Cantábrico oriental seguiremos teniendo algunos vestigios de inestabilidad, con unos 10-12 mm de agua precipitable en tramos horarios de la primera mitad del día. Las temperaturas a 850 hPa rondarán los 0/2ºC en los entornos delimitados en el Mediterráneo, siendo inferiores en el norte. A 500 hPa tendremos la isoterma de -30ºC de forma relativamente errática en el Mediterráneo. En suma, teniendo en cuenta una altura geopotencial ciertamente elevada, la cota de nieve en Baleares y Comunidad Valenciana rondaría los 800-1.000 metros por lo general (700-900 metros en el norte), pudiendo ser destacables los registros en la sierra de Tramontana.

El flujo de viento que imperaría en el archipiélago balear durante todo el día será, muy probablemente, el nor-noreste, con rachas fuertes especialmente en la sierra de Tramontana. El cierzo también soplaría con insistencia durante la primera mitad del día, derivando en maestrat en Catellón, con rachas igualmente fuertes. Sería la componente nor-noreste la que predominará en prácticamente toda la Península, originando con ello la inestabilidad del Cantábrico oriental. Durante la tarde y especialmente durante la noche, el noreste se incrementará en el Mediterráneo, incidiendo particularmente al norte de Alicante y sur de Valencia, produciéndose, asimismo, la advección de humedad ya citada.

Existirán ciertos indicios de energía en el Archipiélago durante esta próxima madrugada, así como en el litoral valenciano durante la noche. Es por ello por lo que no descartamos cierta actividad eléctrica, concentrada eminentemente sobre la superficie marina. La cizalladura no sería especialmente acentuada en el área de mayor inestabilidad por situarnos en el seno depresionario. Valores de entorno a 15-20 m/s en los seis primeros kilómetros de la atmósfera. Sería más elevada en el interior peninsular, llegándose a alcanzar los 50 m/s.

Nivel 1 por lluvias abundantes que en 12 horas pueden registrar 30-40 mm en Baleares (especialmente al norte de Mallorca) y en 6 horas 20-30 mm al norte de Alicante y sur de Valencia. Nivel 1 por nevadas que pueden acumular 5-10 cm por encima de 1.000 metros en las sierras de Tramontana y Aitana.

Nivel amarillo por nevadas que pueden registrar 5-10 cm por encima de 900 metros en el extremo oriental de la Cordillera Cantábrica, Navarra, País Vasco e Ibérica riojana.


* Recordamos que los avisos emitidos son instrumentos probabilísticos que no pretenden homogeneizar los fenómenos previstos en las distintas regiones abarcadas. Se pretende hacer entender que la probabilidad de que dichos fenómenos acontezcan dentro de las áreas delimitadas es ciertamente elevada.

Viernes, 26 de enero de 2018

Niveles de riesgo meteorológico.

Imagen1

Análisis de la inestabilidad.

Retorna la inestabilidad de manera más significativa a la península ibérica, especialmente a la mitad septentrional. Una vaguada está atravesando en estos momentos el solar peninsular, situándose la mayor advección de vorticidad ciclónica a estas horas de la tarde, en el cuadrante nororiental. Este hecho, junto con la confrontación de masas de aire que está teniendo lugar, está propiciando la gestación de un núcleo de bajas presiones que durante el día de mañana va a originar precipitaciones más acentuadas en el noreste. A su vez, se va a instaurar un flujo de noroeste en la cornisa cantábrica, dando lugar a una inestabilización del tiempo, que será especialmente manifiesta en el Cantábrico oriental. Esta vaguada asocia una masa de aire polar oceánico, por lo que la cota de nieve experimentará un descenso notable, situándose por lo general en torno a los 700-900 metros, con matices.

Este flujo de noroeste que comentamos, va a propiciar que el contenido higrométrico de las masas de aire del Cantábrico, si bien no será muy significativo, será persistente, con unos 10-12 mm de agua precipitable en tramos horarios durante todo el día. Misma circunstancia tendrá lugar en el Maestrazgo, con valores, eso sí, más discretos. Pero el máximo en este parámetro lo hallaremos en Cataluña durante la primera mitad del día, llegándose a sobrepasar los 20 mm en tramos horarios junto a la costa. Las temperaturas a 850 hPa oscilarán en torno a los 0 y los -2ºC en gran parte de la Península. Empero, la temperatura a 500 hPa (unos 5.500 metros) se incrementará paulatinamente de oeste a este. Este hecho, unido a que el geopotencial a 850 hPa no será especialmente reducido, hará que la cota de nieve se incremente de manera progresiva en la Cordillera Cantábrica (de unos 600 metros inicialmente a unos 900-1.000), en tanto que se mantendrá en el noreste por la presencia del núcleo de bajas presiones (alrededor de 600-800 metros).

Por lo general va a predominar el noroeste en la práctica totalidad de la Península, con rachas acentuadas en los sistemas montañosos. Un noroeste que se canalizaría a través de la depresión del Ebro en forma de cierzo notable. A su vez, en Girona tendríamos una tramontana con rachas fuertes, que oscilaría a componente noreste frente a la costa central. Este viento podría confrontar con el cierzo en su tramo final reactivando la inestabilidad junto a la costa de Cataluña. La advección de noroeste incrementará la inestabilidad en toda la vertiente cantábrica y también en la cara norte del Sistema Central, aunque en menor medida.

La cizalladura, dada la formación del área de bajas presiones citada, será elevada en Cataluña, siendo significativo el fuerte gradiente horizontal que se produciría, con variaciones de hasta 20 m/s en los 6 primeros kilómetros en corto espacio. Unos valores que se incrementarían igualmente de oeste a este durante la tarde, con hasta 30-40 m/s en este espesor de 0-6 kilómetros. No descartamos cierta actividad eléctrica junto a la costa catalana y cantábrica.

Nivel 1 por precipitaciones que en 12 horas pueden registrar 30-40 mm en Cataluña, especialmente en el litoral y prelitoral. En el Cantábrico oriental pueden acumular 50-60 mm a lo largo de todo el día. Nivel 1 por nevadas en la Cordillera Cantábrica y Pirineos que pueden acumular 20-25 cm por encima de 1.000 metros y 5-10 cm entre 800 y 1.000 metros (incluyéndose el Maestrazgo).

Nivel amarillo por riesgo bajo de nevadas en el resto del Sistema Ibérico y vertiente norte del Sistema Central, pudiéndose acumular unos 5 cm por encima de 900 metros. Nivel amarillo por lluvias que pueden registrar 30-40 mm durante todo el día en el resto de la cornisa cantábrica.


* Recordamos que los avisos emitidos son instrumentos probabilísticos que no pretenden homogeneizar los fenómenos previstos en las distintas regiones abarcadas. Se pretende hacer entender que la probabilidad de que dichos fenómenos acontezcan dentro de las áreas delimitadas es ciertamente elevada.

Sábado, 06 de enero de 2018

Niveles de riesgo meteorológico.

previ 06

Análisis de la inestabilidad.

Se avecina un día francamente complejo, al igual que el domingo, de cara a la predicción meteorológica. El temporal de nieve es muy probable que se recrudezca muy sinificativamente respecto a la jornada de hoy, con una cota de nieve en descenso moderado y unos registros nivométricos que pueden ser muy importantes en áreas medias y altas. En concreto, el frente frío que hoy nos atraviesa, esta próxima madrugada experimentará un bloqueo en la mitad oriental. En este sector se generará un área de bajas presiones que asociará un frente cálido activo y que avanzaría desde el litoral mediterráneo hacia el Cantábrico oriental, de manera lenta. Todo ello a la vez que sobre la Península se asiente una depresión de aire frío muy significativa en niveles medios. Dado que el frente frenaría su avance hacia el este, se combinaría aire frío e inestabilidad con relativa facilidad, dando como resultado nevadas en cotas relativamente bajas.

Esta próxima madrugada, el sistema frontal atravesará el centro de la Península, asociando valores de agua precipitable en tramos horarios de 14-16 mm, que irían mermando considerablemente conforme avance la jornada y desde el oeste. Valores de unos 8-10 mm en tramos horarios de la submeseta norte, debido a la mayor cantidad de aire frío. En toda la depresión del Ebro se incrementaría el contenido higrométrico, alcanzándose en la cabecera los 14-16 mm. Todo ello con unas temperaturas de 0/-2ºC a 850 hPa, con una cota de nieve descendiendo en la cabecera a los 500-600 metros, pudiendo llegar a ser menor en Navarra y La Rioja. En cualquier caso, las nevadas por encima de los 600-700 metros al final de la jornada podrían ser importantes. Temperaturas similares en niveles medios hallaremos en la submeseta norte-Sistema Central, con nevadas que en algunos puntos pueden ser destacadas por encima de los 700 metros. La cota de nieve sería similar a la del Sistema Ibérico y también en los Sistemas Béticos.

El viento será un factor a tener en consideración. Se canalizaría noroeste desde el sur del País Vasco al resto de la cuenca del Ebro. Se podría generar una convergencia de vientos en los Pirineos y en el litoral catalán, desde donde avanzaría el frente hacia la cabecera del Ebro, originando inestabilidad acentuada en estos sectores. En todo caso, la componente norte-noroeste predominará en buena parte del país, dando lugar a nevadas especialmente abundantes en la vertiente norte del Sistema Central e Ibérica riojana, donde la retención podría ser importante. Poca dificultad tendría la inestabilidad, asimismo, para distribuirse por la mayor parte del este de Castilla y León siendo fundamentalmente en forma de nieve. La acción del viento de noroeste, en combinación con el sistema frontal, será igualmente efectiva en cuanto a inestabilidad en toda la extensión de los Sistemas Béticos.

Valores de cizalladura de entre 20 y 30 m/s en los 6 primeros kilómetros en el centro y norte, más reducidos en el sur. No esperamos actividad eléctrica reseñable.

Nivel 3 por riesgo que puede llegar a ser extremo, debido  nevadas muy intensas que pueden registrar más de 50 cm por encima de 800-1000 metros en el Pirineo navarro-oscense especialmente, también en la Ibérica riojana.

Nivel 2 por nevadas que pueden registrar, por encima de 700 metros entre 20 y 30 cm en el Sistema Central (vertiente norte), Cantábrica oriental, Pirineos centrales-occidentales y este de Castilla y León. A 500-600 metros pueden registrarse alrededor de 10-15 cm, poco menos de 10 cm y de manera puntual a 400-500 metros. Nivel 2 por lluvias que pueden registrar 60-80 mm en 24 horas en el Cantábrico oriental, por debajo de 500 metros.

Nivel 1 por nevadas significativas que pueden registrar en torno a 20-25 cm por encima de 800-1000 metros en la Cordillera Cantábrica, Sistema Ibérico, estribaciones del Sistema Central (especialmente al norte) y pirineo catalán. En los Sistemas Béticos los registros serían de unos 10-15 cm. Nivel 1 por precipitaciones que pueden registrar 40-50 mm en 24 horas en Cataluña (especialmente litoral central y sur), Cantábrico central, norte de la Comunidad Valenciana y sur de Andalucía.


* Recordamos que los avisos emitidos son instrumentos probabilísticos que no pretenden homogeneizar los fenómenos previstos en las distintas regiones abarcadas. Se pretende hacer entender que la probabilidad de que dichos fenómenos acontezcan dentro de las áreas delimitadas es ciertamente elevada.

Viernes, 05 de enero de 2018

Niveles de riesgo meteorológico.

2bkOj7y0.jpg

Análisis de la inestabilidad.

Mañana da inicio un episodio meteorológico cuya máxima intensidad se hará ostensible el fin de semana. Un episodio que estará marcado especialmente por las nevadas en numerosos puntos del país, con espesores que podrán ser muy acentuados en entornos montañosos. Por lo pronto, la jornada del viernes estará marcada por un frente frío que irrumpirá desde Galicia hacia el interior de la Península. Hacia el final de la jornada, se originaría un frente cálido al norte, de retroceso, dando fe del bloqueo que imperará en la Península, con una profunda vaguada sobre la misma que ya en la jornada del sábado daría paso a un proceso de ciclogénesis en la vertiente mediterránea. En definitiva, un panorama meteorológico que viene marcado por un frente frío que precederá a una notable irrupción polar oceánica, asentándose el aire frío asociado sobre la Península.

Inicialmente, el frente afectaría a Galicia a primeras horas del día y conforme se desplace hacia el interior peninsular, la cota de nieve descenderá de manera progresiva. En principio, lo hará de noroeste a sureste, en un rango que iría desde los 700-800 metros en Galicia justo antes de que el frente abandone el sector, hasta los 1200-1.300 metros que habría en el centro de la Península hacia el final de la jornada. Las nevadas pues, pueden ser notables en cotas relativamente elevadas del Sistema Central (sector occidental) y Cantábrica occidental. Sería un frente bastante activo en el cuadrante noroccidental, con valores de agua precipitable en tramos horarios de 20-24 mm, al igual que en Extremadura.

El viento va a ser predominantemente de poniente en Galicia, con rachas moderadas-fuertes especialmente a primeras horas de la mañana. Conforme el frente vaya avanzando hacia el centro, se producirá una convergencia de vientos de sur-suroeste y poniente, imponiéndose el poniente tras el sistema frontal en Castilla y León y Cantábrico occidental, con vientos variables en el resto, de carácter no muy intenso. El flujo de oeste también se impondrá en la mayor parte de la vertiente mediterránea durante prácticamente todo el día.

La cizalladura, lógicamente, se iría incrementando acompasando al avance del sistema frontal, con valores en los seis kilómetros iniciales de hasta 40 m/s en el cuadrante noroccidental y de unos 20-30 m/s en la mayor parte de la Península al final del día. No descartamos cierta actividad eléctrica en el noroeste y al sur de Extremadura, en principio discreta.

Nivel 1 por precipitaciones que en 24 horas pueden registrar 60-70 mm en Galicia (especialmente hacia la costa atlántica), occidente asturiano y norte de Extremadura-Sierra de Gredos. En el sector occidental del Sistema Central y Cordillera Cantábrica pueden registrarse 15-20 cm de nieve por encima de 1.500 metros.


* Recordamos que los avisos emitidos son instrumentos probabilísticos que no pretenden homogeneizar los fenómenos previstos en las distintas regiones abarcadas. Se pretende hacer entender que la probabilidad de que dichos fenómenos acontezcan dentro de las áreas delimitadas es ciertamente elevada.