Jueves, 01 de febrero de 2018

Niveles de riesgo meteorológico.

Imagen1.png

Análisis de la inestabilidad.

Mañana se iniciará el mes de febrero con una configuración nuevamente muy compleja en cuanto al pronóstico, debido a las nevadas, que en este caso se concentrarán de manera sobresaliente en el norte peninsular. Ello se deberá a una irrupción polar contundente de nor-noroeste a todos los niveles. Se generará una prominente vaguada que enlazaría con la depresión aislada que se halla en las inmediaciones del archipiélago canario. El resultado de esta configuración, serían nevadas muy importantes en la mitad norte especialmente, con una reducción notable de la cota de nieve, especialmente durante la tarde de la jornada de mañana.

El contenido higrométrico de las masas de aire será importante, especialmente durante la primera mitad del día, cuando la masa de aire presente mayor temperatura en términos relativos. De este modo, tendremos valores de agua precipitable en tramos horarios de 12-16 mm en el litoral cantábrico, mermando hacia la Cordillera. En Cataluña, este parámetro sería incluso algo mayor durante la tarde, cuando también esperamos inestabilidad a destacar. Especial atención prestamos a la temperatura, que experimentará un gran descenso desde la media tarde en toda la mitad norte. Sobre esas horas tendríamos -2ºC a 850 hPa (a poco más de 1.400 metros), descendiendo más tarde a valores próximos a -4ºC de forma no homogénea. Más brusco será el descenso térmico en la superficie de los 500 hPa, penetrando la isoterma de -32ºC durante la tarde y -34ºC hacia la tarde-noche. Ello implicará un descenso drástico en la cota de nieve, pasando de 800-1.000 metros a primeras horas a unos 400 metros al final del día, todo ello, como insistimos, con un alto contenido higrométrico.

El viento inicialmente sería de poniente en el Cantábrico y, conforme avanzara el día, especialmente desde el mediodía, el flujo oscilaría a noroeste e incluso norte, siendo especialmente marcado en el litoral y Cordillera Cantábrica. Un flujo de noroeste que se abriría paso hacia el centro y sur peninsular, originando inestabilidad en la vertiente norte del Sistema Central y Sistemas Béticos especialmente, también en el Sistema Ibérico. En Cataluña tendríamos un cierzo destacado en la desembocadura del Ebro y tramontana en Girona. Ante esta configuración, se generaría una importante línea de convergencia frente al litoral central, dando lugar a precipitaciones importantes, de nieve hacia el interior por encima de unos 600 metros. Igualmente se gestaría una serie de líneas convergentes en el archipiélago balear potenciando la inestabilidad. En suma, la gran inestabilidad que encontremos en la vertiente norte de la Cordillera Cantábrica y en menor medida del Sistema Central, Béticos e Ibérico, se asociará a este flujo de ‘nortes’.

La cizalladura se incrementará de manera muy importante y de norte a sur, especialmente en toda la vertiente atlántica. Tendríamos incluso hasta 60 m/s en los seis primeros kilómetros en el noroeste, con un gradiente horizontal muy marcado. Asimismo, en el litoral cantábrico existiría la energía suficiente como para desencadenar cierta actividad eléctrica e incluso granizo de pequeño tamaño.

Nivel 2 por nevadas muy importantes, que por encima de 1.000 metros* (corregido a 21:20 horas del 31 de enero) pueden registrar 50 cm en la Cordillera Cantábrica.

Nivel 1 por nevadas abundantes, que desde la tarde pueden registrar 15-20 cm por encima de 600 metros y 5-10 cm por encima de 500 metros, en el extremo oriental de Galicia, Cordillera Cantábrica, Sistema Ibérico (especialmente en La Rioja), País Vasco, Navarra y parte del pirineo oscense. [La cota de nieve puede descender incluso a 300-400 metros a últimas horas del día. Granizo no descartado en el pronóstico en cualquier punto del litoral]. En la vertiente norte de los Sistemas Béticos se acumularían 10-15 cm por encima de 1.000 metros. Nivel 1 por lluvias que en 12 horas pueden registrar 30-40 mm en Barcelona.

Nivel amarillo por nevadas que pueden registrar 5-10 cm en la vertiente norte del Sistema Central y en Barcelona, por encima de 600-700 metros, donde los acumulados pueden aproximarse a los 15 cm. Nivel amarillo por lluvias en Baleares, que en 12 horas pueden registrar 20-30 mm.


* Recordamos que los avisos emitidos son instrumentos probabilísticos que no pretenden homogeneizar los fenómenos previstos en las distintas regiones abarcadas. Se pretende hacer entender que la probabilidad de que dichos fenómenos acontezcan dentro de las áreas delimitadas es ciertamente elevada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s